¿Por qué Ecodiseño?

Ecodiseño es simplemente buen diseño

El ritmo de vida en el que está inmersa la sociedad actual está originando serios problemas al medio ambiente. Es un hecho que los procesos productivos utilizados hoy en día ya no son eficientes. En gran parte, debido al uso indiscriminado de recursos y al aumento de los residuos generados, tanto en cantidad como en complejidad. Pero no se trata de un problema meramente ambiental, sino que afecta directamente a la economía de las empresas. Con el precio de las materias primas y de la energía en alza, las empresas centran esfuerzos en minimizar esos costes al máximo. Una solución es poner en práctica el ecodiseño.

El ecodiseño es una metodología que permite crear un producto más sostenible, reduciendo el consumo de recursos y materias primas empleadas. Practicando el ecodiseño, la mayoría de empresas tiene un potencial de reducción de consumos de entre un 10-20%, aunque en muchos casos es considerablemente superior.

El ecodiseño es aplicable a cualquier sector de actividad, pero por ejemplo, en el caso de la gran cantidad y variedad de productos que empleamos que consumen energía, el resultado es un mayor gasto energético del que teníamos hace unos años. Una estrategia constante por parte de las empresas fabricantes centrada en la mejora ambiental de los productos ayudarían por tanto a disminuirlos, y beneficiaría con un ahorro energético y de consumo de materias primas al medio ambiente, y con un ahorro económico para los clientes.

Por tanto, ecodiseñar o no hacerlo, no es una cuestión que afecte solo de las empresas, sino que también repercute en el bolsillo del ciudadano.

"El ecodiseño es el camino que deberán seguir durante los próximos años las empresas europeas para poder competir en el mercado global". 
(Cesar Santos, Dirección General de Empresa y Política de la Comisión Europea)