Huella de Carbono

Huella de Carbono de productos, servicios y organizaciones

Etiquetas ecológicas EuropeasLa Huella de Carbono describe las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) asociados a una organización, evento, actividad o ciclo de vida de un producto.

Promovidas por la creciente preocupación en torno a la problemática ambiental y el aumento de la temperatura del planeta, en los últimos años han surgido diferentes sistemas de certificación centrados en el cálculo de la Huella de Carbono de productos y servicios. La Huella de Carbono es utilizada para describir el cálculo de las emisiones de todos los Gases de Efecto Invernadero (GEI), gases que contribuyen al calentamiento global, asociados a las organizaciones, eventos, actividades o al ciclo de vida de un producto, para poder determinar su contribución al cambio climático y poner en marcha acciones para controlar y limitar su efecto negativo.

El concepto de Huella de Carbono va más allá de la simple medición del CO2 emitido. El cálculo incluye todos los GEI, los gases que contribuyen al calentamiento global, siendo los más comunes: CO2, CH4, N2O, HFCs, PFCs y SF6 (gases reconocidos por el protocolo de Kyoto), si bien la inmensa mayoría de las ocasiones la lista de gases contemplados abarca todos los que tienen reconocido efecto sobre el Cambio Climático. A la hora de realizar el cálculo, los resultados individuales de cada gas se convierten a equivalentes de CO2. Por ello, el término correcto de esta metodología sería Huella de Carbono equivalente o emisiones de CO2 equivalentes, aunque en la práctica se utiliza simplemente Huella de Carbono.

En el proceso, y dependiendo del alcance, se contabilizan tanto las emisiones directas (generadas en fuentes propiedad de la empresa o controladas por ella: uso de gas natural, gasóleo, carbón, etc.), como las emisiones indirectas (aquellas que la empresa no controla directamente: emisiones por actividades subcontratadas, transporte, las derivadas de la generación de la electricidad consumida, de la producción de materias primas, etc.).

¿Por qué la Huella de Carbono?

huella 2Identificar las principales fuentes de emisión de gases con efecto invernadero, poder diseñar planes de reducción u ofrecer en el mercado productos bajos en carbono (low carbon) pueden ser algunas de las razones que llevan a las empresas a calcular su Huella de Carbono y la de sus productos.

Entre otras motivaciones destacan también:

  • Cumplir la legislación y adelantarse ante determinados requisitos legales que están por llegar
  • Dar respuesta a nuevos requisitos informativos y exigencias por parte del cliente
  • Poder diseñar un plan efectivo de reducción de emisiones
  • Identificar potenciales ahorros
  • Identificar oportunidades de acceso a nuevos mercados
  • Mejorar la imagen de marca y la reputación de la organización
  • Proyectar una imagen comprometida con la lucha contra el cambio climático
  • Etc.

Legislación: ¿Quién puede exigir la Huella de Carbono?

Requisitos del mercado:

huella 3En el año 2008 la Comisión Europea adoptó el "Plan de Acción sobre Consumo y Producción Sostenibles y una Política Industrial Sostenible", a través del cual se impulsan las políticas para mejorar las características energéticas y medioambientales de los productos. Una de las medidas que incluye este plan será la obligatoriedad de realizar la Huella Ambiental para organizaciones y productos seleccionados a partir del año 2015.

En países como Francia se han adelantado a las exigencias de futuro con la "Ley Grennelle II", que desde el 1 de enero de 2011 pretende informar de una manera progresiva a los consumidores de la Huella de Carbono de los productos que se comercialicen en el mercado francés, con el claro objetivo de lograr en pocos años que todos los productos informen de su Huella de Carbono.

En España, el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, a través de la Oficina Española de Cambio Climático, ha puesto en marcha de un Registro Nacional voluntario de Huella de Carbono, Compensación y proyectos de Absorción de Dióxido de Carbono. El objetivo de este Registro es estimular a las empresas para que tomen medidas que reduzcan sus emisiones de gases de efecto invernadero.

Clientes:

La Huella de Carbono en Europa ha sido sobre todo solicitada por grandes empresas del sector retail, como Tesco, Marks & Spencer o la cadena de supermercados Sainsbury's. En el sector electrónico, la multinacional Apple también ha puesto en marcha iniciativas en esta línea. 
En España, muchas compañías calculan su Huella de Carbono contando con la contribución de sus proveedores.

huella carbono

Cliente público:

Cada vez más, las administraciones públicas incluyen requisitos ambientales como la Huella de Carbono en sus pliegos de compra pública. A principios del año 2008, el Gobierno Español se dotó de un marco estratégico de trabajo mediante el Plan de Contratación Pública Verde de la Administración General del Estado. Éste establece la importancia de la contratación pública con criterios ambientales y la necesidad de implantar planes de acción en este campo. Según los resultados del Primer Informe General sobre el estado de la Contratación Pública Verde del período 2008-2010, la mayoría de las entidades han puesto en marcha ya medidas y acciones en este sentido.

Consumidores:

Para mejorar los hábitos de consumo de los ciudadanos es necesario informar más y mejor sobre el impacto ambiental de los productos y servicios que tienen a su alcance en el mercado.

Inversores:

El cambio climático comienza a tenerse muy en cuenta, por ejemplo, en los análisis de riesgo de las entidades financieras.

 

Ecoetiquetas en torno a la Huella de Carbono

El ecoetiquetado con información sobre Huella de Carbono viene a demostrar el cumplimiento por parte de la empresa de un procedimiento de identificación y cuantificación de los GEI (Gases de Efecto Invernadero) asociados a su actividad o producto que fabrica, y el cálculo de la Huella de Carbono de los mismos.

huella carbono

De forma complementaria, las empresas pueden también demostrar que están adheridas a algún programa de reducción de emisiones de GEI, mediante el cual se comprometen a establecer plan de reducción de estos gases. Además, existen etiquetas que certifican la compensación por parte de la empresa de esa Huella de Carbono, mediante la participación en proyectos de compensación de emisiones (PCE).

 

 

Norma ISO y metodologías Huella de Carbono

Etiquetas ecológicas EuropeasDesde hace varios años, existen diferentes metodologías que se han ido implantando y tomando como referencia para el cálculo de Huella de Carbono. Cada metodología especifica qué Gases de Efecto Invernadera han de tenerse en cuenta, el alcance del ciclo de vida del producto/servicio que se está analizando, las bases de datos y factores de caracterización permitidos para el cálculo de la Huella de Carbono, etc. Las más conocidas para producto son PAS 2050, GHG Protocol, Product Life Cicle Standard y Bilan Produit, entre otras. En el caso de organización, gozan de prestigio internacional normas como GHG Protocol Corporate Standard, Bilan Carbone, etc. Además, existen numerosas normas para el cálculo de distintos tipos de Huella de Carbono, como la Huella de Carbono de países (Directrices del IPCC para los inventarios nacionales de Gases de Efecto Invernadero), la Huella de Carbono de ciudades (PAS 2070), etc.

Con el fin de normalizar la metodología de la Huella de Carbono y homogeneizar criterios, tanto la Comisión Europea como la Organización Internacional de Estandarización (ISO), han estado trabajando en un sistema único de cálculo de la Huella de Carbono para cualquier organización, producto o servicio.

Como resultado, se ha desarrollado la familia de normas de ISO 14064 a ISO 14069. La norma ISO 14067:2013 está orientada al cálculo de la Huella de Carbono de productos, mientras que la norma ISO 14064-1:2006 se centra en organización, la norma ISO 14064-2:2006, es para proyectos... Para el desarrollo de algunas de estas normas se han seguido criterios ya establecidos en algunas de las iniciativas anteriores (PAS 2050/2060, GHG Protocol, ...). A largo plazo, parece probable que el uso de muchos de los estándares anteriores sea relegado en favor de las normas ISO, de carácter más internacional.

 

Huella de carbono de producto

Etiquetas ecológicas EuropeasAnte la cada vez mayor sensibilización de los consumidores en cuanto a la problemática medioambiental, las empresas que diseñan y comercializan productos y/o servicios se encuentran en el mercado con la demanda de información ambiental sobre los mismos. La utilización por parte de las empresas de este tipo de identificadores (ETIQUETAS ECOLÓGICAS O ECOETIQUETAS) garantiza al consumidor que se trata de productos o servicios respetuosos con el medio ambiente, con un sello avalado por terceros independientes.

  • ISO 14067: 2013. La reciente Product Carbon Footprint ISO 14067:2013 especifica los principios, requisitos y directrices para la cuantificación y comunicación de la Huella de Carbono de un producto, de acuerdo con las normas internacionales de evaluación del ciclo de vida (ISO 14040 e ISO 14044) para la cuantificación, y de las etiquetas ambientales y declaraciones (ISO 14020, ISO 14024 e ISO 14025) para comunicación. Se sirve como referencia de las normas GHG Protocol Product Life Cycle Accounting and Reporting Standard (2011) y tiene como principal diferencia que incluye requisitos para la comunicación. En este sentido, se proporcionan los procedimientos necesarios para garantizar tanto la transparencia como credibilidad.
  • PAS2050:2011. Creada en sus orígenes por la organización "Carbon Trust" (PAS2050 - 2008) y el Gobierno del Reino Unido a través del BSI (British Standard Institute), fue el primer estándar que estableció una metodología de Huella de Carbono con la cual las organizaciones pudieran evaluar la emisión de GEI asociadas a un producto. Hasta la aparición de la ISO 14067, ha sido uno de los sistemas con mayor reconocimiento para el cálculo de la huella de carbono a nivel mundial.
  • GHG Protocol Product Life Cicle Standard (2011). Protocolo de cálculo e información de GEI de productos, elaborado por el WRI (World Resource Insitute) y el WBCSD (World Business Council for Sustainable Development). Incluye criterios de interpretación de los distintos criterios, y casos prácticos.

 

Huella de Carbono de Organización / Empresa

  • ISO 14064-1:2006. Tiene como objetivo definir una sistemática para la realización de la Huella de Carbono por parte de las organizaciones, así como la posterior elaboración de informes de emisiones de GEI
  • GHG Protocol Corporate Accounting and Reporting Standard (2004). Publicado por primera vez en 2001, es la metodología con mayor trayectoria en el cálculo de las emisiones de GEI de empresa. Este estándar ofrece orientación para facilitar la elaboración de inventarios de GEI de empresas y otras organizaciones
  • PAS 2060:2010. Publicada por BSI, establece los criterios para que las organizaciones o empresas realicen declaraciones de neutralización de emisiones de CO2

Otros tipos de Huella de Carbono

  • IPPC (Directrices del IPCC de 2006 para los inventarios nacionales de Gases de Efecto Invernadero): la Organización Meteorológica Mundial (WMO) y el Programa Ambiental de las Naciones Unidas (UNEP) crearon el "Panel intergubernamental sobre el Cambio climático" (IPCC en sus siglas en inglés). Su objetivo es analizar de forma exhaustiva y objetiva la información relevante para entender los elementos del riesgo que supone el cambio climático, sus posibles repercusiones y las posibilidades de adaptación y atenuación del mismo. Respalda la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio climático (CMCC) mediante su labor sobre las metodologías relativas a los inventarios nacionales de gases de efecto invernadero. Las Directrices del IPCC de 2006 establecen los criterios que han de regir los cálculos de emisiones de Gases de Efecto Invernadero para los inventarios nacionales.

 

Nuestras experiencias

 

exp1

Sector Vitivinícola

13 bodegas de vino y txakolí de diferentes comunidades autónomas han certificado la Huella de Carbono de sus productos en la primera iniciativa conjunta de sostenibilidad de estas características. El proyecto "Más vino, menos CO2"ha introducido la ecoinnovación en el sector vinícola desarrollando una metodología de cálculo específica para este sector. Como resultado de su aplicación, a partir de ahora estas bodegas podrán poner en marcha medidas correctoras que minimicen su impacto ambiental.

exp2

Sector Ferroviario

Puesto en marcha a finales de 2013, el proyecto europeo LIFE "Huellas" es un proyecto conjunto liderado por la Fundación CARTIF, las empresas españolas VIAS Y CONSTRUCCIONES e IK Ingeniería, junto con la Universidad de Granada. El objetivo del mismo es reducir la Huella de Carbono y la Huella Hídrica de infraestructuras ferroviarias en un 10% y un 5% respectivamente, gracias a las técnicas de Análisis de Ciclo de Vida.
Para lograr estos objetivos, el proyecto desarrollará herramientas y metodologías específicas para el sector ferroviario que ayuden a la toma de decisiones en lo referente al impacto ambiental de cada obra. En concreto, metodologías para mejorar aquellos aspectos que afectan al cambio climático como son la huella de carbono, la huella hídrica y otros indicadores medioambientales y de sostenibilidad.

exp3

Sector Industria Alimentaria

A través de un proyecto coordinado con la Universidad del País Vasco y el Aula de Ecodiseño, IK Ingeniería ha realizado el análisis medioambiental de envases y embalajes de Eroski, así como el cálculo de la mejora ambiental de las actuaciones acometidas en 2011 y 2012. Además se ha realizado el Cálculo de la Huella de Carbono 2010-2012 y del rediseño de bolsas reutilizables.

 

   Más información:
 
   Consulte a nuestra experta
 Ana de la Puente

Ana de la Puente

Experta en cálculo y gestión de Huella de Carbono.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.