Primera empresa española en certificar un sistema de gestión de desarrollo de EPDs

En el año 2015 la Unión Europea adoptó un plan de 54 medidas para contribuir a acelerar la transición de Europa hacia una economía circular, un modelo en el que el valor de los productos, los materiales y los recursos se mantiene durante el mayor tiempo posible gracias a la recirculación de los mismos mediante el reciclaje, la reutilización y la remanufactura. Entre esas medidas destacan las estrategias orientadas a reducir la huella ambiental de los productos, es decir, reducir el impacto ambiental que generan los productos durante todo su ciclo de vida: desde que se extraen las materias primas de la naturaleza, hasta que el producto se desecha en su fin de vida, pasando por los procesos de transformación y producción intermedios y su etapa de uso. Para ello, el ecodiseño y la evaluación del impacto ambiental de los productos juega un papel clave.

En este contexto, Sidenor comenzó en el año 2016 un ambicioso proyecto con el fin de desarrollar una herramienta para poder calcular la huella ambiental de más de 400 familias de aceros y poder redactar y verificar Declaraciones Ambientales de Producto de cada una. De esta manera ampliaría la visión tradicional de la evaluación ambiental del comportamiento de la fábrica, a la de sus productos, aplicando el enfoque de ciclo de vida (ACV).

Tras tres años de trabajo, que ha requerido de la participación de un grupo multidisciplinar interno y la colaboración de IK INGENIERIA, SIDENOR ha sido la primera empresa de España en certificar un sistema de gestión para desarrollar y verificar declaraciones ambientales de producto basadas en el uso de una herramienta software propia, comúnmente conocido como "EPD Process", según los requisitos del INTERNATIONAL EPD SYSTEM que han sido verificados por TECNALIA CERTIFICACIÓN y ENAC en base a la norma ISO 14025.

Desde IK INGENIERIA se ha apoyado a la empresa desde la concepción del proyecto hasta la propia auditoría final, desarrollando la documentación y los procedimientos necesarios para la certificación del sistema y recopilando los datos necesarios para poder llevar a cabo el análisis de ciclo de vida.

Gracias a este trabajo, SIDENOR es capaz de evaluar el perfil ambiental de sus productos de acero desde una perspectiva de ciclo de vida, evaluando 5 categorías de impacto ambiental (entre las que se encuentra el potencial de calentamiento global, comúnmente conocida como Huella de Carbono) y 12 indicadores relacionados con el consumo de recursos y generación de residuos, que pueden ser comunicados a sus clientes y partes interesadas mediante declaraciones ambientales de producto verificadas.

Pero los resultados no solo sirven para informar, sino también para mejorar: la herramienta sirve para detectar áreas de mejora ambiental en los procesos productivos de SIDENOR y tomar decisiones de optimización de procesos teniendo en cuenta la reducción del impacto ambiental que supondrán.